5
Posted on 23:11:00 by Frikilologos UCM and filed under

Realizado hacia 1636-38 para la Torre de la Parada, este lienzo de Velázquez ha sido una de las pinturas que más interpretaciones contradictorias y mayores problemas ha propiciado de toda la obra del artista sevillano.

Se ha querido ver en ella una figura de un Dios de la Guerra abatido, cansado, alegoría de una España en decadencia... pero ni esto quiso expresar Velázquez, ni la España del momento se veía en decadencia por parte de los contemporáneos.

Este Dios Marte se encontraba en la Alcoba Real dentro de la Torre de la Parada, palacete de descanso del Rey durante las Cacerías Reales. Y es un Marte que se acaba de despertar y está sentado en su cama contemplando al espectador.

Las obras de la Torre de la Parada fueron organizadas y encargadas por Don Jerónimo de Villanueva, brazo derecho del Conde Duque de Olivares. Villanueva era pariente de Quevedo y sabemos que este estuvo en Madrid entre el 34 y el 39. Puede que fuera este literato el que dio la idea de colocar esta obra en el dormitorio del rey. En su libro "Política de Dios y Gobierno de Cristo", publicado por entonces, nos dice que la caza ha de ser tomada como un complemento al gobierno y que no debe distraer al monarca de uno de sus más importantes deberes: la Guerra.

Así, el cuadro de Velázquez serviría de "espejo" para el Rey que se acaba de despertar y se ve reflejado en la figura del Dios de la Guerra, recordando que no debe olvidar sus deberes como monarca aún cuando se encuentre inmerso en una Cacería Real. Así, igual que Marte es el Dios de la Guerra incluso cuando se levanta, también el Rey tiene que actuar conforme a sus competencias incluso cuando se levantaba allí, en esa pequeña pieza del palacete de descanso de caza.

Pablo Aparicio Resco


--
Publicado por PabloApa para El Blog de Pablo Aparicio Resco el 5/25/2009 11:01:00 PM
5
Responses to ... [El Blog de Pablo Aparicio Resco] El Marte de Velázquez
Anónimo dijo... 6 de julio de 2009, 20:04

Si desarrollas teorías de un profesor de tu universidad, lo mínimo que podrías hacer es citarlo, ¿no?

PabloApa dijo... 6 de julio de 2009, 20:11

Saludos, no son exactamente teorías de ningún profesor de la Universidad... supongo que estarás pensando, Anónimo invitado, en el Profesor Cruz Valdovinos. Y es cierto que mucho de lo que aquí dije está totalmente influído por él. Sin embargo también he leído otras cosas y formado mi propia opinion al respecto, no he copiado palabras de nadie, no soy ningún loro.

Sin embargo, si, quizás debería haber hecho mención a Cruz Valdovinos, magnífico profesor que sin duda me abrió los ojos para poder escribir esto gracias a sus excelentes clases sobre Velázquez. Totalmente recomendables a todo el mundo.

Saludos y gracias.

Anónimo dijo... 9 de julio de 2009, 9:25

Estoy de acuerdo con "Ánonimo invitado". Podías no haber esperado a que alguien te lo dijese para nombrar a ese "magnífico profesor".
La próxima vez cita tus fuentes de inspiración para que los demás sepamos de dónde sacar la información.
Firmado "Anónimo invitado II"

Ricardo Ricote dijo... 9 de julio de 2009, 20:53

Estoy de acuerdo en que quizá si se debería haber citado a la fuente de inspiración, me parece constructivas las criticas que proponen mejoras a un futuro, pero...

¿Es necesaria tanta guerra, tanta molestia?
Es decir, Pablo ya se ha disculpado, ya ha reconocido su error, ha demostrado su entereza y honradez. ¿Es necesario mostrarse tan intransigente?
Si bien la critica constructiva es util, ¿La reiteración de la misma lo hace más útil? Yo creo que no.
Teneís mi promesa personal de que en futuros post si se publicarán las fuentes de inspiración, espero tener la vuestra de que en futuros comentarios hareis gala de vuestras criticas constructivas y las utiliceís precisamente para construir y no para destruir.
Un Saludo.

PabloApa dijo... 14 de julio de 2009, 22:34

En fin... yo lo que creo es que es una falta de respeto dar órdenes a alguien ("La próxima vez cita tus fuentes de inspiración...") tras una cortina de humo ("Anónimo Invitado"). Acepto todas las sujerencias que se me puedan dar e intento rectificar cuando las encuentro correctas, aunque vengan de un "anónimo invitado", pero lo que no voy a hacer es seguir órdenes de alguien que no muestra su cara. Si tiene la arrogancia de juzgar a los demás tras una máscara que solo permite internet, que se ahorre sus "órdenes" por lo menos.

Saludos.